01PrincipeEl Sr. Richard Moss Howard nos acogió en su casa en una entrevista exclusiva dónde nos cuenta los origenes de la Raza Nelore y su desarrollo en territorio Ecuatoriano.
El 25 de enero de 1986 nació en la estancia «María Stella», propiedad del Sr. Richard Moss Howard, en Cojimíes (Manabí), el primer ejemplar Nelore en un vientre de alquiler. Le llamaron Príncipe de Lagoa da Serra. Fue el único sobreviviente de ocho embriones de la raza de ganado Nelore que llegaron a Ecuador. Con él y otros ejemplares importados posteriormente de Brasil se inició la crianza de esta raza en Ecuador. El nombre de Príncipe hizo que los técnicos y vaqueros denominaran «Reina» a la madre que prestó su vientre, aunque no era un ejemplar de raza pura. Príncipe fue hijo de Gim da Garza, un legendario Toro reproductor Nelore de pura sangre de Brasil.
El ejemplar ecuatoriano creció y se convirtió en un gran semental ganador de premios en las ferias. Según relata el Sr. Moss,  en 1985 este fue el ‘primer toro nelore de pura  sangre en Ecuador’ y el único nacido por trasplante de embrión congelado (FIV).
La familia Moss no se conformó con el nacimiento de Príncipe. La esposa del Sr. Moss, María Stella Ferreira y su cuñado el Sr. Federico Ferreira viajaron a Uberaba en Minas Gerais, Brasil.  Compraron 25 hembras preñadas (parieron en Ecuador cinco meses después) y cuatro machos. “Así nació la crema y nata de la raza nelore en Ecuador”, dice orgulloso el Sr. Moss. En la propiedad a la que él  llama estancia, porque en Paraguay – dónde nació su esposa-  así se denomina a los predios dónde se cría el ganado para producción de carne.  Al sitio dónde se producen reses de leche se llama «tambo».
02MochaMossLa familia de Príncipe creció, el semental murió en diciembre de 1998, cuando tenía casi 13 años. En la actualidad, la familia Moss posee 300 ejemplares, entre machos, hembras. Su ganado se reproduce en  270 hectáreas,  en el km 27 de la vía Pedernales–Cojimíes.

 

 

El administrador  de la Estancia de la familia Moss,  el Sr. Pedro Becerra, comenta que el nelore, tal cómo se lo denomina en América, es originario de la India. Luego se importó a Brasil, Paraguay y Bolivia. Su principal característica es que es  un animal rústico y puede  alimentarse de pastos secos  y soportar  temperaturas de 35 a 40 grados centígrados, a 300 metros de altitud.

Son resistentes a garrapatas y otros tipos de parásitos. Otra de las importantes caracteristicas son su habilidad materna de las madres nelore quienes son muy protectoras de sus crías,  paren mejores becerros mientras mayor es el número de partos. Algunas vacas  paren durante 12 años seguidos, una cría por año. Según Becerra, los terneros son huidizos y se destetan a los ocho meses. Siempre se protegen entre las patas de su madre. Esta característica se volvió un rasgo genético debido a que en  la India crecían en condiciones adversas con la presencia de tigres, leones y otros animales salvajes. Ese ambiente, además, les obligó a permanecer con las orejas levantadas para escuchar la presencia de sus depredadores. También desarrolló su sensibilidad para defenderse en la noche, ubicando a las crías en medio de la manada.

Otro ganadero que cría nelore es Luis Bolívar Hierro.  En su hacienda Cochamora -de 650  hectáreas, en el recinto Los Laureles, en Pedro Vicente Maldonado, al noroccidente de Pichincha- tiene 59  animales. Según relata, los  animales son  longevos (algunos viven más de 20 años) y   muy aptos para el trópico y subtrópico. Puso como ejemplo a Brasil, que tiene  180 millones de reses de nelore. También se puede cruzar  con otras razas. En Ecuador apenas hay 3 100 animales Nelore en total.

José Antonio Moreno, un ganadero de Flavio Alfaro (Manabí),  tiene 80 cabezas, que no son  pura sangre. Los resultados de la  ganadería de Moss le motivaron a  criar esta raza.

En la actualidad los criadores  de ganado  nelore están  organizados en la Asociación Ecuatoriana de Criadores de Nelore (AECN). Son 33 ganaderos de diversas provincias del país los socios.

El gremio tiene como parte de sus actividades el  registro de los nacimientos;  a los seis meses de nacido el ternero, antes del destete, se  comprueba que proviene de un toro y madres pura sangre. El registro definitivo se hace a los dos años. Los técnicos de la Asociación efectúan esa tarea, con capacitación originada  en la Oficina de Registros Zootécnicos de la Asociación Rural del Paraguay. Cada ejemplar recibe un número  que es quemado a fuego vivo en su pata derecha, junto con la marca de la AECN. Ese número será su identificación.   La Asociación tiene registrados 368 machos, 462 hembras y 245 toretes  de pura sangre.